Fotos (JEB)

Licencia de Creative Commons

Fotos de JEB en Rusia está bajo licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported. Creado en www.rusianoescuestiondeundia.com


Juan Eugenio Blanco (en primer plano, a la derecha) con otros divisionarios en Grafenworh. El situado en el extremo izquierdo es Valero y el situado detras de JEB es el cabo Arza (ambos de la pieza "Yola", ver abajo).
Es posible que el personaje de espaldas sea Agustín Aznar Gerner.

En el reverso de la foto JEB (que es el primero de atrás, a la izquierda) escribe "Nowaja Mjelnitza (Nowgorod) 28-12-41". Con otra letra, aparece escrito "a mi querida hija que Dios quiera llegue a sus manos"

Nowaja-Mjelnitza ("Nueva Miniza"), diciembre 1941. JEB abajo, a la derecha. Aunque yo anoté "31-12-41", es evidente que la foto se hizo el mismo día que la anterior.

JEB en Wilna, may/jun 1942


JEB en Wilna, may/jun 1942

JEB en Wilna, may/jun 1942

JEB (izqda) en Wilna, may/jun 1942. El otro divisionario se llama Miguel

JEB (en el centro) y otros divisionarios en Wilna, may/jun 1942

JEB (iqda) y otros divisionarios en Wilna, may/jun 1942

JEB (arriba) y otros divisionarios en Wilna, jun 1942

Grupo de divisionarios en Wilna, jun 1942. JEB está justo en el centro.



JEB (izqda) y otros divisionarios bebiendo cerveza en Wilna, jun 1942. No sé si los otros soldados son españoles


JEB (izqda) y otros divisionarios bebiendo cerveza en Wilna, jun 1942. No sé si los otros soldados son españoles


Iglesia ortodoxa de S.Constantino y S.Miguel (iglesia de los Romanov), Wilna may/jun 1942. Supongo que uno de los dos divisionarios es JEB.



JEB (2º por la izqda., atrás) en Wilna, jun-1942 (cortesía Julio Montoro)
El divisionario recostado es Antonio Díaz Solana, de Villarrobledo, Albacete.
La foto se ha extraído de Fotos de Albacete: Voluntarios de la División Azul de Villarrobledo
(En el mismo blog, ver también Voluntarios de Albacete de la División Azul en el frente ruso)
JEB y "Yola". Troitzkaya/Nowgorod, enero 1942
"Mi pieza era bastante heterogénea. La componíamos entonces el cabo Arza, fuerte muchacho de Baracaldo, mecánico de la casa Balco Bilco, según decía él, en radical onomatopeya, refiriéndose a la Babcock & Wilcox. Valero, estudiante de Ciencias Químicas; Ferrer y Castro, de la Centuria de balillas y recién terminado el examen de estado; Ármela, chófer y gran caradura, y yo. Nuestro sargento era Juan de Patiño y López de Ayala, y—también él lo decía—de los Grandes Expresos Europeos. Patiño, sangre azul, había sido legionario en nuestra guerra y tenía otros cuatro hermanos en la División.
El cabo Arza venía atormentándome desde el cuartel del Infante Don Juan. Decía que, en cuanto encontrásemos al enemigo, no íbamos a quedar en el antitanque más que el sargento, él y yo, únicos que sabíamos qué era eso de la guerra y llevábamos la mentalidad apropiada para el caso. Verdaderamente, ni el aspecto ni las actitudes de nuestros camaradas de pieza eran precisamente las que el cabo Arza consideraba adecuadas para una campaña. Se quejaba, fundamentalmente, de que eran muy jóvenes, "señoritos" por añadidura; no hablaban más que de cine, bailes y bobadas; su mayor orgullo consistía en que Celia Gámez era su madrina de guerra, y llevaban su osadía a lo que ya el cabo Arza le parecía una auténtica profanación; a bautizar el antitanque con el nombre de "Yola". En el absurdo reglamento que hicieron—a mí también me liaron, y, al final, hasta el cabo transigió— se estipulaba que, para pertenecer a la pieza "Yola", era condición indispensable el saberse por completo la letra y la música de la revista con que allá en Madrid seguía la Gámez llenando el Eslava.

Escuchar "Mírame", de Yola -->

Aquel reglamento sirvió para que, en los días más duros de la campaña, los de "Yola" se hiciesen populares—y a veces insoportables— con su continuo canturreo. La pieza se redimió bien pronto de la frivolidad de su nombre; llegamos a quererla como si fuese un camarada más, pues nunca falló, y, a veces, resultó providencial su actuación incansable. El cabo, cuando ya llevábamos varios días de jaleo, hizo pública retractación de sus temores al ver cómo Ármela, Castro, Ferrer y Valero "daban el callo" como cualquiera de nosotros.'
(Rusia no es cuestión de un día, p.20-21)


JEB es el primero por la derecha
JEB es el primero por la derecha de la primera fila

"Los cuatro que quedábamos de Madrid, una noche, cuando ya era inminente nuestra marcha a Possad, prometimos, mano sobre mano, ir a pie al Pilar de Zaragoza, en acción de gracias, si salíamos bien de aquello.
De las cuatro manos que, una sobre otra, sellaron en Nueva Miniza el compromiso, sólo las del que esto escribe quedaron ilesas. A Armela, en Otensky, un tiro de fusil le atravesó las dos; a Ferrer, en Udarnik, hubo que cortarle los dedos de las suyas, heladas, porque no pudimos sacarle hasta pasadas unas horas del sitio donde los rusos le habían tirado con dos balazos. Y Castro, voluntario de un peligroso golpe de mano a una de las isletas en poder de los rusos, en la cabeza de puente de Nowgorod, perdió entero el brazo derecho, que le quedó colgando de unos pingajos de carne, alcanzado directamente por una granada. De todas formas, aunque nos fué llegando a todos la china, consideramos nuestra escuadra como privilegiada de la fortuna. "Yola"es la única pieza de la segunda de Antitanques que conserva vivos a todos los componentes de su primera dotación."
(Rusia no es cuestión de un día, p.21-22)


Licencia de Creative Commons

Fotos de JEB en Rusia está bajo licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported. Creado en www.rusianoescuestiondeundia.com

3 comentarios:

  1. Fantásticas fotos...lástima que no tengas más...

    un saludo desde albacete

    ResponderEliminar
  2. Gracias Julio, las tuyas sí que son buenas. No sabes la ilusión que me ha hecho encontrar una foto de mi padre en Wilna después de tantos años.

    ResponderEliminar
  3. Una pasada de fotos,de valor incalculable

    ResponderEliminar